¿Por qué invertir en un proyecto Habita?

Con un proyecto de Habita Inmobiliaria, podrás conocer las oportunidad de capitalizar tus inversiones en inmuebles con alta demanda de arriendos, ubicados en sectores consolidados y obtener con esto la tranquilidad y control de tus ingresos en el futuro.

icon-inversion

Es una inversión segura.

flujo

Produce flujo constante de rentas.

capital

Alto crecimiento de capital.

5 consejos a la hora de invertir en bienes raíces

Invertir en bienes raíces o inmuebles es una alternativa de inversión que consiste en comprar un inmueble tal como una casa, departamento, local comercial o terreno, y luego venderlo o rentarlo. Al invertir en bienes raíces uno adquiere un inmueble para esperar que su valor aumente y luego venderlo, para rentarlo inmediatamente, para reparar o remodelarlo y luego venderlo o rentarlo, o para construir (en el caso de haber adquirido un terreno) y luego venderlo o rentarlo. Los expertos consideran la inversión en bienes raíces como una inversión de bajo riesgo, segura, y rentable.

n1

Analizar bien la propiedad que se piensa comprar y la inversión total que significará: teniendo en cuenta los factores riesgo/beneficio tales como la ubicación, el precio, el estado del inmueble, la necesidad de reparaciones o remodelaciones, el mantenimiento que será necesario, los impuestos a pagar, el crédito necesario para comprar el inmueble y, sobre todo, la posibilidad de que el inmueble pueda revenderse o pueda ser rentado a un precio que justifique lo invertido.

n2

Pensar en inversión a largo plazo. No vender antes de tiempo. Las inversiones en bienes raíces son, en su mayoría, a largo plazo y en algunas ocasiones a mediano plazo. Es por ello que debemos tener en cuenta que la inversión y las ganancias que se pudieran obtener serán a largo plazo, no menor a 3 años. Recuerde que casi siempre la plusvalía de un inmueble está sujeta al tiempo y al mercado inmobiliario.

n3

Calcular la rentabilidad del inmueble antes de invertir. Para encontrar la mejor opción de inversión, además de la rentabilidad, se aconseja también tomar en cuenta otros factores como el riesgo. La fórmula para hallar la rentabilidad de una inversión es: Rentabilidad = (Ganancia / Inversión) x 100.

Para calcular la rentabilidad de un inmueble se debe tomar en cuenta la inversión del inmueble y la ganancia que ha generado, la cual estará dada por la diferencia entre el precio de venta y la inversión (ganancia de capital) o, en caso de rentarlo, por la diferencia entre los ingresos por renta y los gastos (flujo de efectivo).

Por ejemplo, si un inmueble tuvo una inversión de $30 000.000, y luego se vende a $40 000000, la rentabilidad del inmueble habrá sido de: (40000000 – 30000000 / 30000000) x 100 = 33.3%. O, por ejemplo, si un inmueble tuvo una inversión de $30 000.000, los ingresos por renta en un año fueron de $12 000.000, y los gastos en el mismo periodo de tiempo fueron de $10 000.000, la rentabilidad del inmueble habrá sido de: (12000000 – 10000000 / 30000000) x 100 = 6.7%.

En caso de que queramos hallar la rentabilidad que podríamos obtener con un inmueble, para hallar la ganancia futura podríamos tomar en cuenta la tasa de crecimiento promedio del valor de los inmuebles en la zona o, en caso de que tengamos planeado rentarlo, el flujo de efectivo promedio de los inmuebles de la zona.

La inversión inmobiliaria como toda inversión tiene un porcentaje de riesgo y cabe la posibilidad de que el inmueble sufra una desvalorización. Sin embargo podemos prever de alguna manera estos factores de riesgo y vender la propiedad antes de lo previsto para evitar riesgos futuros. Un beneficio ideal es obtener hasta un 30% más de lo que pagamos en 3 años de inversión.

n4

La preventa es la clave. Busca proyectos en precios de preventa esto te asegura el aún más rentabilidad a la hora de la venta a largo plazo.

n5

Siempre analizar el mercado. Antes de comprar o prestarle dinero a un desarrollador, se buscan indicadores del mercado. Puede pasar que las rentas hayan subido en los últimos años, pero hay que saber cuánto potencial existe. Si las rentas están altas pero hay muy pocos locales comerciales, oficinas o viviendas vacíos, es una muestra de que todavía se puede crecer.